Juegos en casa para niños

Niños juganco a modelar con plastilina con su mamá en casa

Llegan los días más largos del año. Anochece pronto y el frío o la lluvia echan para atrás a la hora de salir a la calle o al parque para jugar con nuestros hijos. ¿Quién dijo que las tardes en casa y en familia son aburridas? Hay muchas alternativas. Ya pasan demasiado tiempo los niños frente al televisor o con los videojuegos. Sólo hay que echarle un poco de ganas y mucha fantasía y tendremos un montón de juegos en casa para los niños.

¿Quieres saber cómo pasar una tarde divertida junto a tus hijos? El límite está en tu imaginación. Son ideas sencillas, que no necesitan de grandes presupuestos y que se pueden adaptar a las edades de cada niño y a cosas que tenemos por casa. Seguro que pasaréis un rato divertido en familia.

¡Fuera la monotonía y bienvenidos los juegos caseros! Ahí van algunos ejemplos…

Manualidades ¡Viva el reciclaje!

Detalle de manualidades hechas por niños y adulto con papeles recortados

Es un clásico del entretenimiento en casa. Sólo hay que tener a mano, unas tijeras, pegamento, pinturas (según la edad serán de cera, de madera o incluso rotuladores), cartulinas de colores, pinzas de la ropa, palos, trozos de tela, cajas de zapatos y todo aquello que pueda servir para decorar: viejos botones, cintas que ya no utilizamos, palillos e incluso macarrones, judías, garbanzos o lentejas. ¡Todo sirve! Podemos pintar, cortar y pegar, construir, montar con todos los materiales reciclados que tengamos en ese momento en casa. Pon a prueba la imaginación de tus hijos y seguro que te sorprenderán.

Postales

Sólo necesitamos cartulinas de colores, pinturas y un lápiz para escribir. Recortaremos la cartulina a tamaño de un sobre. Dejemos que el niño dibuje y pinte lo que él quiera. Y luego si sabe escribir, le podemos animar a que dedique unas palabras a la familia o amigos a los que enviaremos la postal. O simplemente le ayudaremos a escribir su nombre en mayúsculas. Metemos la cartulina en un sobre y sólo quedará pendiente comprar unos sellos para enviarla por correo.

Collages

Niñas y mamá recortando papeles de colores

Seguro que tenemos por casa acumuladas viejas revistas, periódicos, publicidad o incluso papel de regalo de antiguos cumples de vuestros hijos. ¡No los tires! Porque podemos aprovechar para recortar y pegar en una gran cartulina un collage. No hace falta que la composición tenga sentido. Para eso están los niños y su toque personal. Luego se pueden colgar en la habitación de los peques. ¡Les hará mucha ilusión!

Una alternativa del collage en otoño es, por ejemplo, recolectar hojas secas, piñas o las castañas pilongas que caen al suelo en esta estación del año. Las pegamos luego en una cartulina grande y conseguiremos un mural estupendo que puede adornar las paredes de la casa.

Papiroflexia

También llamada origami , viene de Japón y consiste en construir figuras doblando un papel, sin utilizar tijeras ni pegamento. Es una actividad muy divertida, pero quizá es más apropiada para niños más mayores porque se necesita con gran dosis de paciencia, precisión y una buena motricidad fina. Siempre les podéis ayudar, empezando con una figura fácil como un cisne o una rana. Seguro que conseguís una colección de animales de papel.

¡Viva el cartón!

Niña disfrazada de superhéroe metida en caja de cartón

No tiréis a la basura las cajas de zapatos o los cartones donde viene la leche o envoltorios de otros alimentos. Según el tamaño podremos fabricar con los niños desde casas de muñecas, aviones, coches, castillos, granjas para meter los animales de juguete y un largo etcétera.

Adivina-adivinanza

¿Quién no ha jugado alguna vez a tener que adivinar lo que la otra persona está pensando?

Además para los niños es un juego muy educativo porque adquieren habilidades muy beneficiosas para su desarrollo cognitivo. Este juego tiene muchas interpretaciones. Desde jugar a adivinar personas, animales, películas, cosas que hay por casa,…

Juegos de memoria

Para jugar hay que poner varios objetos en una mesa o bandeja. El niño tiene que memorizar durante unos segundos lo que hemos colocado. Luego, sin que él mire, añadimos un nuevo objeto. Tan sencillo como adivinar cuál es el que se ha incorporado. Podemos hacerlo también a la inversa. Es decir, ir quitando un elemento y el niño tiene que adivinar el que falta. Parece fácil, pero cuando hay muchos objetos, la cosa se complica. ¡Probadlo vosotros mismos!

Toca esconderse

Es el juego favorito de los niños. Hay que esconder un objeto en alguna de las habitaciones de la casa y el niño deberá encontrarlo. Sólo se pueden dar estas pistas: “muy frío o caliente”, dependiendo si está lejos o se está acercando al objeto escondido. Es muy divertido porque después podéis intercambiar roles y serán los niños los que oculten algo y los padres deberán buscarlo.

También se puede jugar en casa al escondite. A los niños les encanta esconderse por cualquier rincón de la casa; en los armarios, detrás de la puerta, entre las cortinas o incluso dentro de la bañera. Para ellos no hay límites. Es un juego más apropiado para niños más pequeños.

¡A disfrazarse!

Padre y niños disfrazados de indios en casa

Aquí todo vale. Pelucas de carnaval, viejas camisas, camisones, sombreros, bolsos, guantes, gafas de plástico, zapatos que ya no usamos o telas que ya no nos sirven las podemos adaptar como vestidos, capas o lo que nos dé la imaginación. Cualquier accesorio y bisutería que tengamos por casa sirve para disfrazarnos.

Una vez vestidos, podemos jugar a inventar personajes y crear una historia alrededor de la ropa que llevemos puesta. Puede ser tan disparatada como el disfraz que hayan escogido los niños. Recordad, esa ropa pasada de moda o que ya no nos vale, guardadla, porque seguro que se puede reutilizar como disfraz.

Un clásico: la plastilina

Niña y mamá jugando con plastilina en casa

Es un juego muy recomendable para los pequeños entre 2 y 5 años. La plastilina tiene un montón de beneficios:

. Creatividad. Podrán crear todas aquellas figuras que estén en su imaginación.

. Motricidad fina. Modelando figuras, los niños adquieren agilidad en sus manos y fuerza en sus dedos, que les vendrá fenomenal cuando tengan que aprender a escribir.

. Diferenciar colores y proporciones. Es una buena manera de aprender jugando.

. Concentración. Muy recomendables si tus hijos son nerviosos. Les ayuda a parar, escoger la plastilina que quieren y darle forma, mientras que se divierten.

Inventar historias/cuentos

Papá y mamá jugando en casa con niños

No hay nada más inocente que un niño. Por eso, su imaginación es fantástica. Dejemos a los niños que nos cuenten un cuento. Podemos empezar nosotros y que ellos continúen como quieran o al revés. Que sean ellos los que inicien su particular historia y nosotros tengamos que ponerle un fin. Cuanta más fantasía le pongamos más bonito será el cuento.

Gymkana casera

Si llevamos mucho tiempo metidos en casa y sin salir, qué mejor solución para estirar las piernas que hacer una pista de obstáculos en nuestra propia casa. Y ¿cómo?, os preguntareis. Pues muy sencillo. Prepara una serie de pruebas en las que los niños demuestren su destreza y habilidad.

Guerra de almohadas padre e hijos

Con sillas y banquetas que tendrán que subir y bajar; objetos que pongamos en el suelo y tienen que sortear. Podemos colocar una tira larga de papel higiénico en el suelo y ellos tienen que pasar por encima, sin salirse. También se puede hacer a la pata coja. Así pondrán a prueba su equilibrio.

. El juego de la cuchara. Los niños tendrán que transportar en una cuchara que se colocarán en la boca, una pelota pequeña o un huevo cocido, sin que se caiga.

. Morder la manzana. Los padres colocáis una manzana colgada de una cuerda y a los niños les atáis las manos en la espalda. Se tienen que comer la manzana a mordiscos en un límite de tiempo que marquéis. El niño que más trozos de manzana se coma es el ganador.

. Prueba del canguro. Los pequeños tienen que transportar una pelota entre sus piernas saltando como un canguro. Gana el que haga el recorrido antes y no se le caiga la pelota.

La bolsa de los tesoros

Es tan sencillo como divertido. Este juego consiste en meter en una bolsa o una caja un montón de objetos que encuentres por casa: desde lápices, calcetines, utensilios de cocina no punzantes, monedas…y todo lo que se os ocurra. Hay que vendar los ojos al niño y que meta la mano. Tiene que adivinar lo que hay dentro. Gana el que más acierte.

Juegos de mesa

Niños con juegos de mesa en casa

Hemos dejado para lo último los tradicionales juegos de mesa. Esos que no pasan nunca de moda y que todo el mundo conoce: El parchís, La oca, Las tres en raya, Las damas, Las cartas o incluso el ajedrez. Una partida o varias seguidas con tus hijos, y se os pasará la tarde volando.

Luego hay otros juegos de mesa tipo Monopoli, Scrabble, Tabú , Quién es quién… y un sinfín de títulos que sacan al mercado cada año. Lo interesante de este tipo de diversión en familia es que se enseña a los más pequeños de la saca unas reglas que deben seguir, a esperar su turno y a algo fundamental en la vida, a saber perder.

Esto es sólo un ejemplo de juegos en casa para niños porque la lista podía ser mucho mayor. Luego cada familia puede adaptar esos juegos a las características de sus miembros: gustos, intereses, edades o número de niños que haya en casa. Lo importante es pasar un rato divertido, todos juntos.